Our gallery

Casa Santa Inés

La Congregación Siervas de la Madre de Dios, comienza su apostolado en la ciudad de Maracaibo – Venezuela, el 02 de abril de 1985 con la llegada de la Hermana María Teresa Cartagena Moreno (Superiora General en aquel entonces), y las Hermanas Otilia Hernández, Fabiola Puerta Aguirre y Delia Candamil, a tierras venezolanas.

Todo esto después que el Gobierno General de la Congregación Siervas de la Madre de Dios, aceptara la solicitud que le hiciera el Señor Arzobispo de Maracaibo – Estado Zulia (Venezuela), Monseñor Domingo Roa Pérez para asumir la dirección de una de las Escuelas Arquidiocesanas, ubicada en un poblado guajiro del Barrio Indio Mara. La Unidad Educativa  Arquidiocesanas “Santa Inés” había comenzado a funcionar el día  12 de Febrero   de 1985 bajo la dirección temporal de la Hermana  Isabel Fuster, religiosa del Divino Niño.

A su llegada, las hermanas permanecieron  en el Palacio Arzobispal hasta  el  16 de Mayo, cuando se trasladan a una casa alquilada en el Sector Cujicito desde donde se movilizaban diariamente al apostolado. No es hasta el 21 Diciembre de 1985,  cuando se ubican en la casa destinada para la vivienda de la Comunidad justo al lado de la Unidad Educativa Arquidiocesanas “Santa Inés”, actualmente llamada “Madre Elisa Jaramillo”  en honor a Nuestra Madre  Fundadora. Es importante resaltar que la Unidad Educativa Arquidiocesanas “Santa Inés” en aquel entonces, era la décima tercera Escuela fundada por el primer Arzobispo de Maracaibo, Mons. Dr. Domingo Roa Pérez y recibe dicho nombre por petición de una de las benefactoras la Sra. Inés de Brillembourg, quien era muy devota de la niña mártir. Monseñor siempre pensó en el realce de la educación en el Zulia, de manera muy especial en los sectores con menos recursos y oportunidades, como lo es el Barrio Indio Mara, donde se adquirió el terreno, erigiéndose de esta forma como la primera escuela pensando en la etnia Wayuú.

 Entre las características del sector, donde se ubica la Unidad Educativa Arquidiocesana “Madre Elisa Jaramillo” y por ende la Casa Local “Santa Inés”, se pueden mencionar que el mismo está marcado por una situación de marcada pobreza, enfermedades de toda índole, alto índice de desnutrición, la carencia de servicios básicos, las familias necesitan ser fortalecidas en muchos aspectos; en contraste se resalta los valores de la etnia: la unidad familiar de los clanes, desenvolvimiento en el comercio informal y en el trabajo de la pequeña industria artesanal.

Esta Unidad Educativa y Comunidad Local, recibe con grandes expectativas y mucho amor  a todas aquellas Hermanas y personas que desean ser parte de la obra. Caracterizada esta tierra por clima  con temperatura de 39.5°, todas ellas continúan el legado de amor y servicio a los niños, jóvenes  y a los enfermos y necesitados que heredan de nuestra insigne Fundadora Madre Elisa Jaramillo. 

 En conclusión, desde el año 1985 hasta la fecha, un total de 20 Hermanas de la Congregación Siervas de la Madre de Dios, han transitado por esta hermosa obra de apostolado, trabajando día a día en mantener la enseñanza y la labor que su fundadora Madre Elisa Jaramillo dejó en cada una de ellas.