El Regalo Más Grande

HASTA LOS NIÑOS ENTIENDEN QUE, a menos que se abra un regalo, su valor seguirá siendo desconocido. Sin embargo, muchas personas no “desenvuelven” el regalo de salvación de Dios por medio de Jesucristo. Como resultado, no llegan a disfrutar de los tesoros que les concede a sus hijos. Cuando Dios Hijo vino al mundo, se hizo humano, un misterio conocido como la encarnación. Jesucristo era plenamente Dios y vivió sin cometer pecado alguno, pero también era plenamente humano. Sin Cristo, nuestro pecado nos separaría de Dios por toda la eternidad. Por eso, el Salvador tomó sobre sí nuestras iniquidades, soportando la pena de muerte en nuestro lugar, y luego resucitó de entre los muertos. Al hacerlo, el Señor nos redimió y abrió la puerta para la comunión eterna con el Padre. El sacrificio del Señor Jesucristo significa que cualquiera que lo decida puede aceptar la misericordia en lugar del castigo. Es el regalo de Dios, que incluye un hogar eterno en el cielo. Viviremos para siempre con cristianos de todas las naciones y generaciones, y nos reuniremos con nuestros seres queridos que ya han muerto en el Señor. ¿Tiene usted una relación con Dios Todopoderoso? Reconozca su necesidad de perdón y pida a Jesucristo que sea su Salvador. El regalo está envuelto y listo, esperando que lo abra.

Cuando Sentimos la Bondad de Dios

CUANDO TODO EN LA VIDA VA BIEN, nos resulta fácil alabar a Dios porque su bondad es evidente; sin embargo, ver los problemas como una expresión de su cuidado es más difícil. En medio de problemas, necesitamos recordar el pasaje de hoy, que nos dice que el Señor ha reservado su bondad para quienes confían en Él y lo obedecen. Si usted cree que Él es benevolente solo cuando las circunstancias son de nuestro agrado, entonces no entiende su naturaleza. Quienes conocen la naturaleza de Dios pueden ver la evidencia de su bondad en todas las situaciones. No siempre entendí esta verdad. Cuando era joven, mi meta era ser obediente para que Dios no me hiciera nada malo. Ahora, puedo ver su amor y sabiduría al permitir y usar situaciones difíciles y dolorosas para formar mi personalidad. Hoy, cuando Dios hace algo que no me gusta, le derramo mi corazón. Después de buscar su perspectiva y escuchar, me lleno de gratitud y confianza en su voluntad. Vivimos bajo la cobertura de la bondad del Padre celestial. Cuando las circunstancias y los sentimientos le digan lo contrario, confíe en lo que usted sabe. A lo largo del día, busque señales del amoroso cuidado del Señor. A medida que su perspectiva cambie, entonces no importa en qué dirección mire, podrá ver confirmaciones de que Él es bueno.

Comparte

Facebook
WhatsApp

Te Puede Interesar

“Cargar la cruz”

“El que no carga cada día con la cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo” “Cargar la cruz” es descubrir cuál es la

Leer más »

El Regalo Más Grande

HASTA LOS NIÑOS ENTIENDEN QUE, a menos que se abra un regalo, su valor seguirá siendo desconocido. Sin embargo, muchas personas no “desenvuelven” el regalo

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Redes

Categorías